Hábitos higiénicos


De 0 a 1 año limpiaremos la boca del bebé con una gasa limpia, pasándola con suavidad por sus encías y realizando un pequeño masaje. De esta forma se eliminarán restos de leche y al masajear, aliviaremos las molestias de la erupción dental. A partir de los 2 años usaremos cepillos infantiles de cerdas blandas. Dejaremos que el niño practique y después los padres completarán repasando por toda la boca. De esta forma animaremos al niño/a ha que aprenda hábitos higiénicos. Solo se aplicará pasta dental a partir de los 3 años, que es la edad en la que aprendemos a enjuagarnos correctamente. Siempre ha de usarse pasta para niños (la de adultos tiene mayor concentración de flúor y puede ser toxico para el menor), y se colocará poca cantidad en el cepillo, ya que si se ingiere una mayor cantidad puede provocar molestias estomacales. A partir de los 6‐7 años ya realizarán su higiene dental él solo, aunque los padres deben vigilar que la realicen correctamente y como mínimo 3 veces al día. Existen productor denominados reveladores de placa, tras la higiene se colocan en boca y tiñen la placa dental detectando las zonas en las cuales ha fracasado el cepillado. Para que los pequeños tengan una buena higiene dental, deben obtener refuerzos positivos por parte de sus padres, que cepillarse los dientes no sea motivo de conflicto, y los más importante, que vean en sus mayores un ejemplo ha seguir.


Clínica en Seseña

Clínica en El Barco de Ávila